subditos

“Una ventana a lo desconocido absorbe el tiempo que dedicaba a inspeccionar los rincones de un futuro sin porvenir. Sin servir de nada intentar rectificar los errores cometidos hace ya tiempo atrás pues lo que pasó, pasó. Entonces nos damos cuenta que en ese momento fuimos dueños de nuestro tiempo. Al igual que somos ahora. Esclavos de nuestros actos y súbditos de nuestras palabras.”

Anuncios
oscazo

La foto la tomé ayer por la tarde desde mi terraza, después tratada con photoshop quedó así.

Arrodillado frente al final del tiempo
clamando al cielo desde la última azotea
que contemplaba la oscuridad
en su estado puro.

Palpitando miedo,
sintiendo como cada célula
de su cuerpo pretendía escapar
de un lugar tan siniestro

Esperando como se precipitaba
el cielo sobre un final apocalíptico
carente de tiempo y destino
mientras su yo pensaba

Arrodillado, palpitando y esperando…

Ciento ochenta golpes

Publicado: 15 septiembre 2009 en Inspiraciones
Etiquetas:

180 golpes

El tunel carecía de luz uniforme
el camino lleno de errores
mis metas altas como torres
y mis pies, cansados y torpes.

Tropezando en cada esquina
con mágicas melodías
que me sortean y me esquivan
de nuevo, en cada mañana

Corro a toda velocidad
ciento ochenta golpes cada minuto
Caigo al vacío sin mirar atrás
ciento ochenta golpes en cada silencio

Y punzante sobre mi destino
la lluvia moja mis pensamientos
Y recuerdo en un minuto
escenas perfectas de otro tiempo

La espera de la desesperanza
los quince minutos de absurdo
frente al espejo del mundo
y no veo nada, nada de nada

Corro a toda velocidad
ciento ochenta golpes cada minuto
Caigo al vacío sin mirar atrás
ciento ochenta golpes en cada silencio

Frente al espejo del mundo…

Minutos

Publicado: 23 agosto 2009 en Reflexiones
Etiquetas:,

Minutos
Diez minutos tras la ventana
observando la ocre lluvia ácida
que corroe el tiempo y el alma
tiñendo de silencio la calle vacía

Veinte minutos de lagunas mentales
grabando a fuego lento recuerdos
que se desbordan como agujas letales
infectando el camino de los muertos

Almas que caminan sin un claro destino
sucias y perversas observan con calma
el mínimo error que desvíe su camino
invitando al ingenuo a beber de la pócima

Treinta minutos de aparente sosiego
un vaivén de ventisca y oscuridad
recorre mis articulaciones ipsofacto
casi inmóvil esperando cualquier final

Cuarenta minutos tras el dejavu
vi cosas que querría olvidar
sentí la agonía del garrote vil
exterminando mi capacidad de soñar

Almas que caminan sin un claro destino
sucias y perversas observan con calma
el mínimo error que desvíe su camino
invitando al ingenuo a beber de la pócima

La guardería de Dios

Publicado: 22 agosto 2009 en Reflexiones
Etiquetas:, ,

guarderiaDios

Un año cualquiera del Señor. Patio del recreo. Unos niños cualesquiera, tan inocentes ellos y acalorados por una discusión que comenzó porque uno de ellos exclamó:

– ¡Dios!

– ¡Dios lo digo yo!

– ¿Es más tu Dios que el mío o qué?

– !Pues mi Dios mola más!

– ¡Ah! Pues el mío tiene cabeza de perro.

– ¡Pues el mío te deja tener muchas mujeres!

– ¡Pues el mío convierte los peces en panes!

Y así, por los siglos de los siglos continuó la discusión con las bondades de sus creadores.

Pero un día al fin la discusión cesó.

– El único Dios será una partícula que explique absolutamente todo y que desgraciadamente aun está por descubrir.

El universo se estremeció.

inopia

Odio esto de no ignorar lo fundamental. Un ejercito de clones que tratan de ser felices conformándose con lo que tienen, conformándose con esto que tenemos hoy en día pues no tenemos otra cosa pero tampoco queremos tener algo mejor. Está desesperanza me mata y cada día me volverá a matar.

Una vez tras otra se repite la misma historia con algo más de crueldad, crudeza e insensibilidad. Los que manejan la caja tonta se encargan de congelar nuestras percepciones, haciéndonos creer que las guerras son como una mala película snuff de serie b en la que los muertos se podrán levantar al gritar ¡corten! y echarse unas risas con los cámaras y los actores. El resultado de este bombardeo de hechos divulgados son generaciones de robots insensibilizados no empáticos que obedecen órdenes sin pestañear de forma subliminal.

¿De verdad los que construyen una nación quieren esto? Claro que si. Es más, es sabido por todos e ignorado por muchos más de ese todo que gobiernos, instituciones y demás hombres con corbata y maletín desean que seamos ignorantes, que cuanto menos sepamos de la realidad más fácil será manipularla para que pensemos que somos felices en un paraíso ficticio.

Pero de vez en cuando saltan las alarmas de los controladores de-mentes.  Se escucha primero en las altas cúpulas de los profetas del caos que vienen tiempos duros para el poder y peor aun para los oprimidos. Pronto los súbditos podrán descontrolarse. No hay problema. Siempre podemos desviar la atención con noticias estúpidas que para eso controlamos los medios de des-información. Les colocamos el filtro del fútbol, por ejemplo. Y listo, ya los tenemos calladitos una temporada, luego otra y así aguantamos todo lo que podamos.

Mantengámoslos ignorantes, calladitos y bien educados.

Que desgracia tan absoluta, les funciona porque no tenemos sentido común y nos conformamos con aceptar lo que haya porque no podemos hacer nada al respecto. Cada segundo, minuto, hora, día, mes, año, lustro o década que pase será todo mucho peor y no hace falta ser un profeta para verlo todo claro. Solo tener sentido común.

Ellos me dan asco pero los que lo permitimos más.

Por lo menos, a mi, me sale sacar de mis entrañas lo que me produce el sistema en el que vivimos. No se a vosotros que os parece vivir en la ignorancia.

Seguid en la inopia, yo seguiré a lo mío.

Los intocables

Publicado: 17 agosto 2009 en Reflexiones
Etiquetas:

La gracia de Dios. El poder divino. ¿El dinero? ¿He dicho Dios? Disculpen. A veces blasfemo y no me puedo contener. ¿Sobre que he blasfemado? ¿Dios o el dinero? ¿O es que ese Dios del que todos hablan tiene forma de monedas o billetes?

Más de lo mismo. Mierda y mas mierda. Pero eso si, los trajes me los pago yo, ¡que conste!

¿La justicia? Otro chiste. Por desgracia me rio, me rio de lo triste que es todo. De lo humillados que estamos los que de verdad somos buena gente. Triste por vivir en un pais en el que el que menos intenta trincar. Ya sea un traje o un chalet con tres cientos mayordomos sin papeles.

Y es que da igual del color que sean, o con la pierna que jueguen. Todos intentan trincar…

Niñas y niños, ser político mola.

Ser un intocable da caché.

Corruptos, ¡que vergüenza!