Posts etiquetados ‘Individuo Z’

Promo: Individuo Z

Publicado: 1 marzo 2009 en Individuo Z
Etiquetas:

promoiz

Imagen Original: image

Visto en:  Dailymail.co.uk

Anuncios

Capítulo 1: Individuo Z

Publicado: 18 febrero 2009 en Individuo Z
Etiquetas:

cabeceracapitulo1

7:00 a.m. – En una pensión de El Cairo (Egipto)

Abro los ojos, siento una extraña sensación y un ligero dolor en el cuello. Respecto a la sensación, aun no se que es pero intentaré explicarlo. Siento como un pequeño vacío dentro de mi, como que falta una pieza muy importante del rompecabezas. Últimamente las cosas no han ido demasiado bien y quizá este sin sentido es lo que necesitaba. Me veo al borde de un abismo con un final más que incierto. radioVuelvo en mi y enciendo la radio, mis penas no merecen ni un segundo más.

Con speedcore de fondo me incorporo y me enfundo las botas, la camiseta y el pantalón. Mientras sigo vistiendome, una discusión subida de tono desvía mi atención y observo a través del ventanuco como dos jóvenes están verbalizando agresividad en el mercado, parece ser que por dinero. Esto no tiene buena pinta.

mercadoLa disputa se salda con un joven de diecisiete años con quince puñaladas en el pecho y una madre llorando desconsolada mientras observa el cuerpo de su hijo inerte trinchado como un pavo por cuatro perras.

Divago e intento despistarme pensando que al menos para mi las cosas van a ir mejor.

Soy el individuo Z.

Sentado frente al televisor, con una cerveza y un bob de buen hachís egipcio desayuno. Esta mañana es especial, tengo la sensación de que algo va a cambiarme la vida. En media hora saldré para el enclave. Debo ser puntual, tarea dificil cuando nunca se ha sido puntual. Tampoco se que voy a descubrir, no se absolutamente nada de lo que voy a encontrar, no se si voy a morir, si voy a sufrir, nada acerca de lo que me depara el futuro. Me invade la más absoluta incertidumbre.

De camino os contaré lo que de momento se.

10:00 a.m. – Camino del enclave

Todo comenzó navegando en la red, visitando mis sitios favoritos, leyendo aquí y allá, nada interesante. Después lectura obligada de mi correo electrónico, nada nuevo. Sin embargo, se me ocurre mirar el spam observando el correo siguiente:

“¿Eres el individuo Z?”.

Simplemente por curiosidad contesté al mensaje e inmediatamente después recibí una respuesta sin asunto, sin embargo llevaba unas instrucciones.

1. Envía un correo electrónico a proyecto-z@proyecto-z.com con el asunto “Soy el individuo Z”.z
2. No te muevas hasta que llegue el paquete.

Casi estupefacto seguí leyendo.

Ahora estás dentro, no falles.

Permanecí en mi casa esperando hasta que sonó el timbre, era un mensajero normal y corriente que traia un paquete con mi nombre. No había remitente.

Abrí el paquete sin dudar un instante, la curiosidad me invadió sin pensar en que jaleo me podía estar involucrando. En el paquete había una nota y un billete de avión a Egipto, concretamente a El Cairo. En la nota solamente una línea escrita a máquina.

Ya sabes que tienes que hacer, alójate en cualquier lugar. Juega limpio, nadie debe saber donde vas.

Tras esto respiré hondo, tragué saliva. Recogí cuatro cosas y marché hacia el aeropuerto.

aeropuertoYa en la puerta de embarque me entraron unos retortijones terribles que me hacen ir en busca de un aseo. Malditos canutos, he de dejarlo. Apurando llego al retrete liberándome del malestar siendo consciente de que me estoy jugando perder el vuelo.

Mientras estoy en el retrete alguien deja por debajo de la puerta un maletín que contiene dinero y un mapa de El Cairo.maletin

Casi paralizado, oigo una voz grave y oscura, me transmite temor y respeto. En el fondo de mi penumbra escucho atentamente tras una ronca tos:

– Debes estar preparado para todo, chico.

toilet2

Salgo del retrete temblando y como era de esperar ni rastro del hombre oscuro. Me miro en el espejo del aseo.

Necesito una ducha y dormir, sobre todo dormir. Me apresuro y encamino la puerta de embarque.

Subo el último al avión, con prisas, como siempre. Le muestro el billete a la azafata y me voy directo al asiento asignado en el billete. En el mapa hay dos sitios marcados. Una pensión marcada por un círculo de color rojo y una Z en un lugar cercano.

caironoche

Al llegar a El Cairo no ocurre nada extraño. Llego a la pensión, me acomodo y caigo rendido en la cama.
pension

He llegado al sitio marcado por la Z. Es un edificio negro, moderno, siniestro. A través del cristal observo un ajetreo empresarial normal lo que me hace pensar que esto no es más que una broma del algún adolescente hijo de algún magnate del petroleo. Intento entrar al edificio y un mastodonte de dos por dos metros me empuja y me indica con un gesto que vaya por detrás.

edificioAllá voy, ya no hay vuelta atrás.